Bosch: En diesel y gasolina siempre cuidando el medio ambiente

 

Si retrocediéramos algunas décadas y observáramos a los automóviles que se desplazan por las calles, encontraríamos exclusivamente motores a gasolina en vehículos livianos, muchos de ellos de tamaño descomunal, alto consumo y baja eficiencia.

Indudablemente, los tiempos han cambiado y en nuestros días no sólo los conductores tratan de economizar combustible; los fabricantes también se ven obligados por las autoridades a reducir drásticamente las emisiones de sus productos por el bien de nuestro medio ambiente.
BOSCH innovador en sistemas de combustible se vió desde siempre en la obligación de mejorar cada vez más sus productos. Es así como hace más de 50 años se inició Ia inyección de gasolina y hace 20 años el control electrónico de bombas de inyección diesel, entre otros.
En el sector diesel, por ejemplo, se logró reducir significativamente las emisiones con Ia tercera generación del Common Rail. Inyección directa de combustible hizo lo suyo en el sector gasolinero.

 

DENOXTRONIC
De Ia naturaleza para Ia naturaleza


El sistema “Denoxtronic” de BOSCH, para vehículos pesados, contribuye en conjunto a un catalizador de reducción selectiva (SCR), a que las emisiones de óxido de nitrógeno (NOx) se reduzcan hasta en 85% y de partículas hasta en 40%. Con ello se podrán alcanzar las normas de emisiones futuras, además de reducir el consumo en 5%. El procedimiento SCR consiste en añadirle a los gases de escape el líquido “AdBlue” (agua y urea). Al ser inyectado a presión, el “AdBlue” forma amoníaco y en una segunda fase convierte los N0 x en agua y nitrógeno inofensivo. La unidad de mando recibe datos del motor, con los cuales calcula Ia cantidad exacta de “AdBIue’ a ser inyectada.

 

DI-Motronic
Inyección directa de gasolina
Para motores a gasolina, el sistema DI-Motronic de BOSCH representa el más eficiente ahorrador de gasolina (hasta el 15%). Mediante una estrategia muy efectiva de iniciación y calentamiento del catalizador, se logra simplificar este sistema a tal punto que los costos del conjunto motor-control-escape llegan a compararse con los del sistema convencional de inyección. La segunda generación del DI-Motronic, lanzado al mercado a finales del 2005, cuenta con válvulas de alta presión con inyectores de múltiples orificios, una bomba de presión optimizada (más pequeña y con sólo 2 salidas) y una nueva unidad de mando. Con ello se pueden alcanzar presiones de hasta 200 bar.