SISTEMAS HIBRIDOS PARA EL AHORRO DE COMBUSTIBLE

 

Si bien es cierto que las reservas de petróleo se están agotando, los motores de combustión interna sobre todo diesel tienen aún muy buenas perspectivas, y no sólo en Europa.

 

Sin embargo, ello exige la reducción de emisiones mediante modificaciones de tecnologías existentes o la combinación con sistemas alternativos. Una de ellas se ve reflejada en los vehículos híbridos, que además del motor a combustión incluyen un motor eléctrico. Bosch, consciente de la responsabilidad que mantiene en esta temática, está desarrollando desde hace más de 30 años sistemas que permiten un mejor aprovechamiento de la energía disponible.


Por un lado se encuentra el “Sistema Electrónico de Encendido/Apagado”, que consiste en el apagado automático cuando el vehículo está detenido, por ejemplo delante de una luz roja. Una vez que el conductor presiona el embrague para accionar la palanca de cambios, un arrancador reforzado enciende nuevamente el motor. Con este sistema, que se caracteriza por su construcción sencilla, se logra ahorrar aproximadamente 8% de gasolina en ciudad.


Los híbridos “suaves” y “fuertes” (mild/strong hybrids) se caracterizan en cambio por una influencia mayor durante el manejo. Los mild hybrids utilizan un motor eléctrico de hasta 25 kW que permite una fuerza adicional al acelerar. Con ello se alcanza un ahorro de aproximadamente 15% en el ciclo normal de manejo. Los strong hybrids trabajan con motores eléctricos de hasta 75 kW, logrando un aumento de torque de hasta 400 Nm. Asimismo, es posible utilizar exclusivamente el motor eléctrico en tramos cortos, logrando evitar emisión de gases.


Para el año 2010 se espera la presencia de sistemas híbridos en 50 modelos diferentes de vehículos y para el año 2015 una participación de mercado del 8% en Japón.